Se consolidan como servicios financieros para las pyme.

Para las Pyme existen un par de herramientas que ayudan, en buena medida, en la agilidad de las operaciones diarias, pues muchas de estas no cuentan con profesionales que lleven la gestión de tesorería. Esa función la puede ayudar a cumplirla el factoringy el confirming, las cuales tienen profundas diferencias en su aplicación, aunque, como destaca el economista Jaime Morón Cárdenas, docente de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad del Magdalena, “son mecanismos similares, pero inversos”.

El factoring, explica el experto, lo usan las empresas fundamentalmente para cobrar.

“El servicio de factoring es beneficioso en el sentido de que me permite financiar mis costos, a través de las facturas que tengo por cobrar a mis clientes, el banco cobra por mí, se encarga de toda la operación, por ejemplo, en el caso de venderle servicios a empresas que pagan a treinta días, el banco financia mi producción con las facturas”, indicó el docente.

En el caso del confirming, señala, es el mismo procedimiento pero para pagar. “Asume que tienes unos gastos fijos, por ejemplo los proveedores de la empresa, entonces el banco se encarga de pagar esas facturas a tiempo y luego me pasa la cuenta. Uno es una gestión de pago y otro gestión de cobro, pero funcionan de la misma manera”, destaca el profesor Morón Cárdenas.

Las Pyme utilizan inicialmente soluciones cuyo nivel de inversión en dinero y esfuerzo es muy bajo, como pueden ser enlaces de pagos y micrositios.

La tecnología no lo resuelve todo y al contrario puede generar problemas si no se hace un buen uso de ella. Tecnología no es innovación necesariamente. La innovación se logra de muchas formas: con nuevos procesos, diferentes modelos de negocio o nuevos productos o servicios que adopten los consumidores.

La inversión en tecnología debe tener como propósito solucionar una dificultad. Es común escuchar que se han cometido errores al enamorarnos del servicio que lanzamos, que no siempre resuelve la problemática de los clientes. Esto genera esfuerzos innecesarios e inversión de recursos en servicios que no cumplen el objetivo.

La DIAN, con resoluciòn 032 de 2018, de mayo 23 prescribiò el formulario 210 para Declaraciòn de Renta y complementarios de personas naturales y asimiladas residentes y sucesiones iliquidas de causantes residentes.

Conozca en Resoluciòn 032 de 2018 y el formulario 210.

La DIAN ha dispuesto un servicio en el cual el receptor de una factura electrónica puede verificar si la factura ha sido apropiadamente registrada ante la DIAN.
 
En este enlace podrá acceder a este servicio.
 
Con la Plataforma Enterprise usted podrá verificar automáticamente si todas las Facturas Electrónicas recibidas cumplen con este requisito. Mayor información al 3164681603 o al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tenga en cuenta que para el uso del servicio de la DIAN, esta información podrá ser consultada por el adquirente, cuarenta y ocho (48) horas después de realizada la firma digital al documento electrónico.
 
Si la consulta al sistema se realiza antes del lapso señalado, es aconsejable que el adquirente espere a que se venza este tiempo antes de que haga uso de los servicios PQRS o DENUNCIAS.

 

Para el cumplimiento del proceso de verificación de recibo de una Factura Electrónica lo podrá realizar fácilmente con la Plataforma Enterprise. Mayor información al 3164681603 o al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

De acuerdo al artículo 5 del Decreto 2242 de 2015 para la Verificación y Rechazo de la factura electrónica. el comprador o adquirente que reciba la factura electrónica en formato electrónico de generación deberá verificar las siguientes condiciones:
 

*Entrega en el formato XML estándar establecido por la Unidad Administrativa Especial Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN).

*Existencia de los requisitos señalados en el artículo 617 del Estatuto Tributario, salvo lo referente a los literales a), h), i), así como la preimpresión de los requisitos que según esta norma deben cumplir con esta previsión; discriminando el impuesto al consumo, cuando sea del caso. Cuando el adquirente persona natural no tenga NIT deberá verificarse que se haya incluido el tipo y número del documento de identificación.

*Existencia de la firma digital o electrónica y validez de la misma.

*El adquirente deberá rechazar la factura electrónica cuando no cumpla alguna de las condiciones señaladas en los numerales anteriores, incluida la imposibilidad de leer la información. Lo anterior, sin perjuicio del rechazo por incumplimiento de requisitos propios de la operación comercial.